El futuro del compliance: los retos a los que se enfrentará en la próxima década

 

Desde Bonatti Compliance analizamos las áreas que plantean un desafío para los sistemas de compliance tanto a nivel europeo como en España

Ya hace varios años que el compliance está presente en la cultura empresarial española. Pese a las dificultades y reticencias iniciales y haber sido cuestionado continuamente, tras la reforma del Código Penal de 2015, podemos afirmar que ha venido para quedarse. Y es que la función de compliance está irrumpiendo en todos los sectores, en compañías cotizadas, de tamaño medio e, incluso, pequeño, con un importante papel tanto a nivel competitivo como de generación de una cultura empresarial sólida.

Desde Compliance Bonatti creemos y confiamos en que el compliance seguirá siendo un elemento clave para el éxito de los negocios, independientemente de su naturaleza y tamaño. Para nosotros, el nuevo escenario ofrece y requiere una nueva forma de hacer negocios en la que se primará la transparencia, la ética, el cumplimiento de la ley y de los valores patentes en la nueva sociedad.

Es en estos momentos los clientes exigen hechos, comportamientos y compromiso por parte de las empresas que solo pueden tener cabida dentro de una cultura organizativa dentro de los límites marcados por el compliance y la ética. Esta tendencia al alza se ampliará en el futuro, lo que determinará que surjan nuevas necesidades que deberán ser atendidas por los distintos actores del mercado.

En concreto, los profesionales que forman parte de las funciones del compliance tendrán que afrontar una serie de retos relacionados con los objetivos ESG, el compliance medioambiental, el compliance sociolaboral, la ciberseguridad y el compliance tecnológico, la privacidad y la Inteligencia Artificial (IA), el metaverso, la regulación de los criptoactivos, los sistemas de protección del denunciante, del propio compliance y la libre competencia… Una serie de desafíos que conforman el horizonte más inmediato del ‘Compliance del Futuro’.

OBJETIVOS ESG

Las siglas ESG (que responden en inglés, a las palabras Enviromental, Social y Governance), hacen referencia a los factores que convierten a una compañía en sostenible a través de su compromiso social, ambiental y de buen gobierno, sin descuidar nunca los aspectos financieros. Las preocupaciones ambientales están relacionadas con el cambio climático, la energía, las materias primas y los residuos; mientras que los objetivos sociales se basan sobre los pilares de la diversidad, los derechos humanos, la protección al consumidor y el bienestar animal.

En cuanto a los retos sobre la gobernanza, éstos están vinculados a la estructura de gestión, las relaciones laborales, las compensaciones ejecutivas y la compensación de los empleados (igualdad salarial, techos de cristal, diversidad, acceso a puestos de gobierno…).

Todo esto en un marco inversor que exige la necesidad de que todo esté referenciado y sea medible para que se accesible y cada inversor pueda corroborar que sus inversiones son ‘responsables’ en la lucha contra el ‘greenwashing’.

COMPLIANCE MEDIOAMBIENTAL

El cambio climático producirá entre otros efectos un aumento de las temperaturas globales, la subida en el nivel del mar, cambio en los patrones de las precipitaciones, expansión de los desiertos subtropicales, sequías, olas de calor, lluvias torrenciales, fuertes nevadas, extinción de especies… Muchos de estos efectos persistirán no solo durante décadas o siglos, sino por decenas de miles de años.

Y en este escenario, Europa apuesta decididamente por un modelo de negocio circular donde la lógica conceptual para la creación de valor se basa en la utilización del valor económico retenido en los productos después del uso en la producción de nuevas ofertas.

Todos los niveles, áreas, ámbitos y objetivos de las organizaciones se verán profundamente afectada por el impacto del ‘Green Deal’ que cambia el paradigma de lo establecido hasta hace unos años. Es por ello por lo que la gobernanza de las organizaciones y los sistemas de compliance estarán muy condicionados en los próximos años por esta nueva visión de futuro.

COMPLIANCE SOCIOLABORAL

Las tendencias en el nuevo modelo que se está creando en materia de compliance sociolaboral se están centrando en la igualdad entre hombres y mujeres con la puesta en marcha de planes de igualdad, así como en el registro retributivo y en el registro horario, que pretende luchar contra la precariedad del trabajo y la explotación.

Tampoco hay que olvidar las novedades que se están introduciendo en este ámbito sociolaboral y que tienen que ver con la nueva legislación sobre delitos contra la integridad moral (artículo 173.1 del Código Penal) o en materia de acoso sexual (artículo 184 del Código Penal).

Esta derivada sociolaboral no solo tiene como objetivo el cumplimiento de la normativa laboral o cadena de valor, sino también el refuerzo de la forma más punitiva que tiene el Estado, la responsabilidad penal, del cumplimiento de esta parte de los ESG.

LUCHA CONTRA EL CRIMEN Y LA CORRUPCIÓN

La implantación efectiva de la Directiva 2019/1937 sobre la protección de los denunciantes de infracciones contra el derecho europeo implicará muchos cambios asociados en las políticas y sistemas de compliance. En este sentido, otro elemento que pesará sobre esta materia en todas las organizaciones será el desarrollo del nuevo marco europeo de lucha contra el blanqueo de capitales y la financiación del terrorismo; así como la ampliación del Derecho Penal Europeo en materia de lucha contra la corrupción (enriquecimiento ilícito, el tráfico de influencias y el abuso de poder).

En este escenario, también irrumpirá con fuerza todo lo que tenga que ver con la lucha contra la ciberdelincuencia, que a su vez está relacionado con nuevos modelos de guerras híbridas donde la tecnología también es víctima de ataque. Además, hay que tener en cuenta que se están desarrollando nuevas normativas para evitar las sanciones internacionales con especial foco en la guerra de Rusia contra Ucrania, la ciberdelincuencia, las amenazas nucleares, la defensa de los derechos humanos… todo relacionado con el nuevo realineamiento político en el que estamos inmersos.

Por último habrá que prestar especial atención a la consolidación de EMPACT, la plataforma multidisciplinar europea contra las amenazas delictivas que tiene como prioridades la lucha contra las redes delictivas de alto riesgo, los ciberataques, la trata de seres humanos, la explotación sexual de menores, el tráfico ilícito de inmigrantes, el tráfico de drogas, los fraudes, los delitos económicos y financieros, la delincuencia organizada contra la propiedad, los delitos contra el medioambiente y el tráfico de armas de fuego. De forma transversal a todos ellos, la producción y suministro de documentación falsa para la comisión de delitos.

la regulación de los criptoactivos

Uno de los elementos en los que vamos a tener cierta intensidad en los próximos años son los criptoactivos. Ya tenemos ciertas normas a tener en cuenta como la quinta directiva sobre AML-CFT o el reglamento MICA – Mercados de criptoactivos, que incorpora sus infracciones en el ámbito objetivo de la Directiva de Whistleblowers. No obstante, seguramente veremos más avances en este sentido.

la Inteligencia Artificial (IA)

En cuanto a este asunto será un elemento clave del futuro y que Europa planea tratar con la propuesta de Reglamento del Parlamento Europeo y el Consejo en Materia de IA (Ley IA-21/02/2021); así como a través de la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD) con la adecuación de la RGPD de tratamientos que incorporen inteligencia artificial y con los requisitos para auditorías de tratamientos que incluyan inteligencia artificial.

LOS servicios digitales

Dos regulaciones que tendrán mucho que decir en el marco compliance son los EU Digital Markets Act (DMA) que regula las ‘gatekeeper platforms’, aquellas plataformas con un rol sistémico en el mercado internacional de servicios digitales; y el EU Digital Services Act (DSA), que regulas los intermediarios y plataformas online de toda clase de servicios (marketplaces, RRSS, plataformas de contenido, apps de contenido, plataformas de viaje o de reservas, etc.). En un contexto actual de transformación digital, estas regulaciones tendrán repercusión e impacto sobre las fintech o el ecosistema startup que entren en este territorio.

METAVERSO

Ya empezamos a observar como se están empezando a pensar en regulaciones sobre entornos como el metaverso. Reciente son las declaraciones del comisario europeo de Mercado Interior, Thierry Breton, sobre la necesidad de reglar la industria del metaverso dentro del marco de las DMA y DSA.

TENDENCIAS NACIONALES

Aterrizando toda la información a las tendencias que van a definir el presente y futuro del compliance en nuestro país podemos destacar:

  • Evaluación de los programas y sistemas de compliance en el marco de los procedimientos judiciales penales.
  • Desarrollo de normas sobre sistemas de gestión de compliance en materia de libre competencia.
  • Desarrollo de normas sobre sistemas de gestión de compliance en materia sociolaboral.
  • Integración de requisitos de la legislación nacional sobre protección a los denunciantes en los programas y sistemas de compliance de las organizaciones.
  • Impacto sobre las organizaciones de las nuevas autoridades supervisoras derivadas de la Directiva de Denunciantes y de la reforma del Sistema Europeo de Prevención del Blanqueo de Capitales.
  • Auge de los procedimientos de investigación interna y su evaluación en el marco judicial.

Bonatti Compliance